jueves, enero 13, 2005

"La Reina de África" John Huston

Que gran película, como te atrapa. En esta época de efectos especiales parece mentira como una película en la que cantan las maquetas y en los rápidos parece que les echan el agua con baldes, lo poco que nos importa.
Es curioso porque podría definirse como una road movie, pero igualmente se podría hacer en un teatro. Lo que importa son esos dos personajes, tan patéticos a veces como entrañables. Dos personajes que se sobreponen a sus penurias a sus miserias por un ideal.
Que bonita historia de amor. Que bien nos cuenta la evolución desde la repulsión al amor, como esas dos personas que cuando se conocen no se aceptan y no se miran más que en la superficie y como empujados por las circunstancias comienzan a rascar en lo más hondo hasta enamorarse el uno del otro.
Katherine Hepburn, soberbia, impresionante, con esas puntillas y pamelas en mitad de la selva, siempre detrás de un ideal. Ingenua, tozuda, pacata y que forma de romper los corsés con los que comienza la película.
No menos brillante está Bogart, su más pura antítesis, borracho, desastre, interesado, pero del que ella sabe sacarle su mejor fondo.
Rebosa emoción y sentido del humor. No puedo olvidar a esa escena en la que Hepburn le dice a Bogart "Sr. Alnut ¿podría hacer un torpedo?" y el se va imitándola burlón "Sr. Alnut ¿podría hacer un torpedo?" pero sabiendo en el fondo que lo acabará haciendo como pueda. O cuando se preguntan sus nombres de pila después de hacer el amor.
Son también personajes vivos, el río y todo lo que le rodea y la propia Reina de África que corre, cruje, casi habla y acaba mueriendo heroícamente.
Podría ver esta película infinidad de veces, bueno lo he hecho, y la disfruto cada vez en sus detalles. Después de escribir este post creo que voy a volver a rescatar el DVD para verla de nuevo.